Kemados.com

Metiendo chongo desde 1432 (año islámico)

Los 5 combatientes más épicos de la guerra del Pacífico

Por: Byron McSutton | 07 de octubre de 2011 |  vistas 

 

El hecho de que la causa de la guerra del Pacífico fuera un acto de estupidez colectiva en torno al desierto más seco del mundo no impidió que de esta surgieran combatientes genuinamente épicos, para quienes la vida no era más que un chicle usado del cual debían deshacerse de la manera más espectacular posible. Ya que acá en Kemados no tenemos preferencia alguna por ninguno de los países involucrados, aclaramos que el orden en que se presentan estos orates es sencillamente cronológico, ya que aún no inventan un epicómetro que pueda objetivamente medir la densidad de los huevos de estos individuos.

 

#5. Eduardo Abaroa (Bolivia)

Las versiones no coinciden en cuál fue la carrera pre-épica de Abaroa, pues señalan que se dedicó o a la contabilidad o a la educación primaria. En cualquier caso, lo que sí sabemos es que era un civil boliviano común y corriente que vivía en la zona ocupada por Chile en 1879. Lo que quizá nunca sepamos es qué fue lo que lo llevó a volverse súbitamente épico –si los insoportables niños ferales de las escuelas bolivianas o el aburrimiento existencial de sumar y restar plata de gente con más dinero que él–, pero decidió sumarse a una destartalada columna de mal entrenados y peor armados voluntarios en el pueblito boliviano de Calama. Rápidamente ascendió hasta el puesto de segundo al mando, lo cual de por sí es muestra de su energía, ya que esta unidad de 135 hombres contaba con varios coroneles de verdad.

 “Frente a mi espantoso trabajo, ir a pelear al desierto contra un ejército profesional no suena tan mal…”

Cuando empezó el enfrentamiento, Abaroa comandó una fuerza del tamaño de un pelotón contra una compañía reforzada chilena que lo superaba en proporción de cuatro a uno. Se aprovechó de un terreno tan complicado que hacía que Normandía pareciera una pradera tranquila y repelió el avance enemigo, que se vio obligado a retirarse, cruzando el río de vuelta.

Ahora, la mayoría de ustedes simplemente se darían por muy bien servidos con esto, lo añadirían a su currículum y se irían a chupar para celebrar. Después de todo, un conjunto de pueblerinos que hubieran repulsado a soldados profesionales tenía bastante de qué estar satisfechos.

Pero es que ustedes no son Eduardo “a la mierda con los chilenos” Abaroa. Reorganizó a sus hombres, cruzó el río y contraatacó a las superiores fuerzas enemigas. Los chilenos quedaron completamente estupefactos y no pudieron desalojarlo incluso después de que los flancos bolivianos colapsaron y otras fuerzas atacantes hubieran tomado Calama.

Aislado, con su unidad deshecha, los chilenos le intimaron rendición. Convencido de que los tenía donde los quería, respondió “¡Que se rinda su abuela, carajo!” y siguió disparando hasta que se quedó sin munición, y después intentó usar una espada para defenderse de los jinetes chilenos que finalmente acabaron con él.

 Y se volvió más poderoso de lo que se podían imaginar…

 

#4. Arturo Prat (Chile)

Este calvo Capitán chileno de apariencia tranquila era considerado tan poco épico por sus pares y superiores que cuando empezó la guerra ni siquiera le dieron un barco que mandar. Parecía que estaba destinado a pasar el resto de sus días dedicándose a ejercer la carrera de derecho. Sin embargo, unas cuantas semanas después le asignaron su propio buque: la Esmeralda, la unidad más destartalada de toda la armada chilena. 

Para empeorar aun las cosas, se le asignó la misión de mantener el bloqueo del puerto peruano de Iquique mientras que básicamente todos los demás partían al Callao para una emocionante noche de destruir cosas y hundir buques sin él. Hijos de puta.

Resultó que quienes se llevaron el chasco fueron ellos. Sin que lo supieran, los dos blindados peruanos, el Huáscar y la Independencia partieron del Callao y enrumbaron con dirección al "impotente" escuadrón chileno en Iquique. Lejos de rendirse frente a la superioridad abrumadora del enemigo, Arturo Prat dio la orden de resistir (a lo cual uno de sus buques reaccionó huyendo del lugar de combate; por lo menos se llevó un blindado peruano consigo, así que al final no estuvo tan mal, pero igual…). Dejado solo, con sus motores fallando, el capitán Prat se enfrentó al acorazado que quedaba, el Huáscar.

Con una futilidad salida de Hampton Roads, los peruanos no pudieron impactar en la casi inmovilizada fragata chilena, mientras que los proyectiles chilenos rebotaban inofensivamente del blindaje peruano. El blindado entonces recurrió al espolón. Viéndolo venir contra su destartalado buque de madera, optó por el plan más épico que se le vino a la mente. Si no podía derrotar al buque peruano a punta de artillería, lo haría al estilo antiguo: saltaría encima armado con nada más que su espada y revólver, y mataría personalmente a todos sus tripulantes hasta que no quedara ninguno. En realidad es una maravilla que la Esmeralda no se hundiera con el enorme peso de los huevos que tenía su capitán.

“Paso 1: saltar encima de la mole de hierro. Paso 2: Empezar a ma- aaaaaargh!!!”

Tal como se podría esperar, esto no terminó bien para Prat. Cuando un hombre de unos 70kgs –por muy magnificente que fuera su barba– se enfrenta a un monstruo metálico de unas 1,800 toneladas suele ganar el segundo. Las ametralladoras peruanas lo mataron, pero impresionó tanto al capitán peruano Miguel Grau que le envió la espada de Prat a su viuda. O quizá tenía miedo de que empezara a flotar de noche, asesinando a su tripulación…

Nosotros nos imaginamos que la viuda tomó la espada y juró venganza eterna…

 

#3. Los capitanes del Huáscar (Perú)

Bueno, es verdad que el Huáscar era mil veces mejor que la asombrosamente mala Esmeralda, pero el resto de la armada chilena era harina de otro costal. Cualquiera de sus dos acorazados de 3600 toneladas, el Blanco Encalada o el [¿Johnny?] Cochrane podrían hacerlo añicos si se les daba la oportunidad. Entonces el capitán peruano Miguel Grau evitó enfrentamientos directos con ellos y se dedicó a atacar las líneas de comunicación y suministro del enemigo. Fue tan efectivo que básicamente frenó la ofensiva chilena, obligándoles a que emitan una orden al mejor estilo de “¡Hundan al Bismarck!”. Todos los blindados chilenos fueron movilizados para este propósito (es verdad que estamos hablando de tan solo dos buques, pero los tres países involucrados eran ridículamente pobres, por si acaso) más la mitad de sus buques no blindados. Todo para atrapar a este escurridizo blindado.

Ahora, es cierto que la tripulación del Huáscar no parecería a primera vista buenos candidatos para un gran acto de epicidad. Eran los mismos tipos que sistemáticamente se escapaban de los blindados chilenos, no bombardeaban las resacadoras de agua chilenas (¡en el desierto, por mi madre!) porque lo consideraban de mala educación y que dejaron que un crucero enemigo se les escapara porque le dieron tiempo a su tripulación para que lo evacuara.

La trampa se activó, sin embargo, y el Huáscar se vio rodeado de dos acorazados más varias unidades auxiliares. No había problemas. Que vengan.

Miguel Grau mismo murió poco después del inicio del combate cuando un disparo dio en su torre de mando y lo vaporizó por completo, exceptuando su pie derecho y parte de su quijada. Ese espectáculo de por sí bastaría para que muchos se dieran por vencidos. Pero no la tripulación del Huáscar. Siguieron adelante, siendo acribillados y sufriendo cada vez más bajas. El segundo al mando explotó cuando un proyectil enemigo penetró en la torreta del Huáscar. El siguiente comandante fue herido y relevado. El que le siguió fue decapitado cuando un disparo enemigo le dio mientras sacaba la cabeza de la torreta para apuntar un disparo. Su reemplazante casi perdió la quijada por el mismo disparo, pero se sacudió el polvo, se amarró la quijada con un trapo y siguió peleando. Eventualmente se llenó de esquirlas y fue relevado, y murió días después. Para cuando el combate estaba por terminar, el único blindado que le quedaba al Perú, que había empezado el día comandado por un contralmirante, estaba bajo el mando de un mero teniente.

 Un poco como “Next” de MTV, solo que en el siglo XIX y con (más) muerte y destrucción.

Con su dirección inhabilitada varias veces, su torreta hecha añicos y su cañón derecho inutilizado, el Huáscar era básicamente una ruina flotante, y su último comandante decidió hundirlo. Se abrieron las válvulas y el agua empezó a entrar. Los chilenos, sin embargo, lograron abordar el buque y salvar. A veces por muy épico que seas, las cosas se pueden ir al carajo.

 “¡Puta madre! Este buque quedó más tulificto que la carrera de Lindsay Lohan!”

Previa   Página 1 de 2   Siguiente ›

Share on Facebook submit to reddit