Kemados.com

Metiendo chongo desde 1432 (año islámico)

5 atroces actos de corrupción de nuestro pasado

Por: David Bowman | 09 de Noviembre de 2011 |  vistas


Ya estamos lamentablemente acostumbrados a enterarnos todos los días sobre la noticia de un nuevo acto de corrupción del gobierno de turno. Parece que el periodismo se va a quedar sin ideas para poner apodos a los ilustres integrantes de nuestro congreso, hace un año era el comepollo y ahora es el comeoro. Lo que muchos ignoran es que la corrupción en nuestra clase política existía aún antes del APRA. A continuación una lista al respecto en orden puramente cronológico:

5. José Rufino Echenique y la Consolidación

A primera vista el hablar sobre Consolidación nos haría pensar en un nuevo programa de vivienda o préstamos bancarios para las PYMES, pero en este caso estamos hablando de los 1850 cuando la presidencia de la república recaía en los hombros de José Rufino Echenique. Resulta que la Guerra de Independencia había generado una alta deuda interna debido a los aportes voluntarios de la población para financiar la gesta emancipadora, y que no quede duda,  por aportes voluntarios nos referimos a embargos y cupos forzados. Para pagar a los acreedores se decidió emplear el dinero proveniente de la venta del guano, a esto se le llamó la consolidación de la deuda interna.

 

“Y ahora mi compañero pasará por sus asientos, una moneda no lo hace a usted pobre ni a mi rico.”

El problema sobrevino cuando el presupuesto calculado para el pago de la deuda pasó de 5 millones de pesos a 23 millones de pesos para cuando se terminó de pagar a todos los acreedores del estado, aquí en Kemados suponemos que eso es mucho dinero…a menos que los pesos fueran los intis de la época. De cualquier modo en 1856 se descubrió que la mayor parte de este dinero había sido cobrado con documentos fraguados provocando una revuelta que sacó a Echenique del poder al ser acusado por sus opositores de favorecer a sus allegados y amigos. Esto no evitó la aparición de muchos nuevos ricos producto del dinero mal habido de la consolidación.

 

“Tarde o temprano alguien tenía que pagar por todo ese bling bling.”

4. Mariano Ignacio Prado y el viaje a Europa

Era el año 1879, a Perú no le iba bien en la guerra que mantenía con Chile y el entonces presidente Mariano Ignacio Prado decidió que el mejor curso de acción era ir de viaje a Europa con el fin de comprar armas para sostener el esfuerzo bélico. Días después de su partida un golpe de estado instauraba a Nicolás de Piérola en su lugar, Lo que siguió fue la acusación a Prado de haber huido cobardemente del país para darse la gran vida con el erario nacional en el extranjero; suponemos que específicamente en París, destino favorito de nuestros presidentes en plan de fuga.

 

“Otros tuvieron la amabilidad de despedirse: Voy un toque a Japón,  ya vuelvo.”

Pero para ser justos hay que señalar que la historia ha reivindicado a Prado quedando demostrado que si tuvo la genuina intención de adquirir el material bélico y que la historia de corrupción fue un invento del gobierno de Piérola. Igual nos queda el mal sabor de boca de saber que cuando finalmente encontramos un político honesto, padre además del épico Leoncio Prado, este resulta ser tan ingenuo que se va de viaje en plena guerra con Chile y cuando una revuelta se gestaba en su patio trasero.

 

“Al igual que Prado ¿recibirá la reivindicación que se merece?”

3. Augusto Leguía y el oncenio.

Conocido por ser el mandatario peruano que más tiempo gobernó el país, en total 15 años repartidos en cuatro periodos, logró crear un aparato estatal corrupto del cual solo aparecieron expedientes acusatorios después del golpe de estado de Luis Miguel Sánchez Cerro pero que no prosperaron por ser llevado en un tribunal ad hoc bajo una dictadura militar…en pocas palabras: de manera anticonstitucional. Asimismo se le considera un gobernante “entreguista” al haber firmado los tratados de límites con Colombia y Chile que les cedieron el “Trapecio Amazónico” y Arica respectivamente.

 

“¡Gracias Leguía!”

Su megalomanía fue tal que restringió la libertad de prensa y persiguió a sus opositores, esto llevó a que el parlamento se volviera un instrumento para su ego desbordado siendo nombrado entre otras cosas “Prócer de la República”, “Gigante del Pacífico”, “Wiracocha” y “Júpiter Presidente”.

 

“Y salir en la portada de Time como Hitler, Juan Pablo II y Mark Zuckerberg.”

Previa   Página 1 de 2   Siguiente

Share on Facebook